Posts Tagged 'comisiones'

Préstamos XII. Cómo reclamar cuando no estamos de acuerdo con el Banco. Procedimientos de reclamación

1. Ante el propio banco:

En el caso de errores de gestión del banco, de que le cobren comisiones indebidas, no le quieran indemnizar por cualquier mala práctica o cualquier otra incidencia similar, reclame en primer lugar en el propio banco, exponiendo el problema educadamente. Si no le dan la razón verbalmente, o se la dan pero no solucionan el problema, reclame por escrito ante el director de la misma oficina (acompañe una copia en que han de ponerle un sello de entrada con la fecha).

Si en el plazo de unos días no recibe respuesta satisfactoria, dirija un nuevo escrito esta vez al defensor del cliente del banco o la oficina de atención al cliente. Puede presentarlo en cualquier oficina del banco, que lo enviará por valija; como con cualquier otro escrito, acompañe una copia para que se la sellen en la oficina con la fecha, y adjunte copia del escrito anterior y de la documentación en que se acredite el problema surgido.

Si por cualquier causa se niegan a sellarle una copia y prefiere evitar confrontación llamando a la policía municipal, le recomendamos que la comunicación la envié mediante burofax con certificación de contenido desde una oficina de correos. Seguir leyendo ‘Préstamos XII. Cómo reclamar cuando no estamos de acuerdo con el Banco. Procedimientos de reclamación’

Préstamos XI. Errores, abusos y malas prácticas por parte de los Bancos, Cajas, Entidades de Crédito

A lo largo de la vida del préstamo pueden surgir diversas incidencias que, sin llegar a las graves consecuencias del impago de recibos y la consiguiente demanda judicial, pueden ocasionarle gastos innecesarios. Nos referimos a los problemas derivados de la mala actuación del banco, sea por errores involuntarios, de los que después no quieren hacerse responsables, o por malas prácticas deliberadas. La casuística es demasiado amplia como para abordarla completamente aquí, pero indicaremos las más habituales:

Comisiones por servicios no solicitados:

El Servicio de reclamaciones del Banco de España ha declarado en numerosas ocasiones que el banco no puede cargar comisiones por servicios no solicitados por el cliente. De igual forma, no podrá cobrar comisiones que no se recojan en la tabla de comisiones que debe tener cada oficina a disposición del público y que debió ser comunicada con anterioridad al Banco de España.

Seguir leyendo ‘Préstamos XI. Errores, abusos y malas prácticas por parte de los Bancos, Cajas, Entidades de Crédito’

Préstamos IX. Problemas. Qué es lo que no hay que hacer si los recibos se acumulan. Errores frecuentes.


Durante la vida del préstamo pueden surgir numerosos problemas:

Que empeore su situación económica y no pueda pagar los recibos del préstamos.

  • Que el Banco cometa errores de administración o gestión, malas prácticas, cobro de comisiones indebidas.

Ya hemos hablado de la importancia de la Planificación Financiera. Calcule que puede pagar bien su préstamo y que el coste y los riesgos a los que deberá hacer frente son proporcionados al beneficio que obtiene. Aunque en la vida hay que ser generalmente optimista, a la hora de endeudarse es importante no solo ser prudente sino incluso algo pesimista. Lamentablemente no siempre las previsiones de cambiar de trabajo a mejor, ascender, mejorar el salario, obtener un ingreso extra, se cumplen. Sin embargo se avería el coche, se inunda la casa, se contrae una enfermedad, hay que pagar al dentista… En definitiva, no se puede planificar la economía de los próximos meses o años hasta el último céntimo, comprometiendo en un préstamo todo el sobrante de unos ingresos ajustados para soportar los gastos familiares, salvo que sea estrictamente necesario. Seguir leyendo ‘Préstamos IX. Problemas. Qué es lo que no hay que hacer si los recibos se acumulan. Errores frecuentes.’

Préstamos VIII. El tipo de interés. ¿Conviene el tipo Fijo o el tipo variable?

El tipo de interés fijo nos permite conocer desde el primer momento el coste real del préstamo, desde su inicio hasta el vencimiento. Sin duda, esta certeza ofrece una ventaja importante para el consumidor. Sin embargo, habitualmente los préstamos a tipo fijo se sitúan muy por encima del índice de referencia por excelencia, el Euribor. Es lógico que las entidades de crédito usen un mayor margen en los préstamos a tipo fijo, pues desconocen la evolución futura del índice, y podría suceder que durante la vida del préstamo el Euribor llegara a situarse por encima del tipo fijo pactado.

El tipo de interés variable nos ofrece al menos durante el primer año un acceso al crédito más barato, si bien la posible oscilación del índice de referencia, el Euribor normalmente, mantendrá el coste de nuestro préstamo acorde a la curva de fluctuación de la referencia. Si el Euribor baja nuestro préstamo se abaratará en el momento de la revisión, por el contrario si el Euribor sube nuestro préstamo se encarecerá.

Lo cierto es que los préstamos a tipo variable habitualmente resultan ser más baratos si el vencimiento es a corto plazo y podrían ser más caros en el largo plazo. Y no es casual que las Entidades de Crédito comercialicen habitualmente los préstamos a corto plazo a tipo fijo y los préstamos a largo plazo a tipo variable; parece que así salen ganando y los consumidores perdiendo.

Seguir leyendo ‘Préstamos VIII. El tipo de interés. ¿Conviene el tipo Fijo o el tipo variable?’

Préstamos VII. Acceder al crédito a través de Financieras e Intermediarios

Existen un gran número de personas, sociedad y entidades diversas que ofrecen distintos tipos de servicios financieros. Las financieras de las grandes superficies comerciales, de las empresas automovilísticas y otras grandes empresas en ocasiones ofrecen condiciones muy económicas, en otras son más onerosas, cuando no francamente abusivas.

Compruebe detenidamente qué ofrece antes de decidirse a utilizar sus servicios; la comodidad y proximidad que supone contratar la financiación al tiempo que se adquiere el producto o servicio puede costarle muy caro; piense si se ahorrará una cantidad importante si financia esa compra con su propio banco.

Estas ofertas se hacen más caras e incluso implican prácticas abusivas con mayor frecuencia en la financiación que ofrecen numerosas empresas para el pago de sus productos o servicios; muchas de ellas se resisten a entregar la documentación e información relativa a la financiación, probablemente para ocultar sus carísimas condiciones, o incluso para ocultar que la propia Seguir leyendo ‘Préstamos VII. Acceder al crédito a través de Financieras e Intermediarios’

Préstamos III. Mecánica. Consideraciones para negociar las condiciones de un préstamo.

¿Le interesa saber cómo negociar su préstamo? ¿quiere obtener un mejor precio para su préstamo? Hoy le ofrecemos claves fundamentales que debe tener en cuenta para conseguir que su préstamo sea más barato. Conocer cómo operan las Entidades financieras es vital para saber qué hacer y cómo, para lograr la concesión del préstamo en las mejores condiciones posibles.

El último día terminábamos hablando de la posible exigencia, por parte de la Entidad de crédito, de aportar garantías adicionales como condición para conceder el préstamo. En este sentido hay que reseñar que aun cuando pueda parecer que las garantías exigidas son excesivas, ninguna entidad está obligada a conceder un préstamo, y por tanto negarse a aportarlas puede concluir en la negativa de la Entidad a otorgar el préstamo solicitado. Hasta tal punto es así que ciertos bancos tienen como política no conceder préstamos personales más que a sus antiguos clientes, o limitan los préstamos hipotecarios a la adquisición o rehabilitación de viviendas que no sean de protección oficial. Son bancos que quieren limitar su clientela a personas de acreditada solvencia (haciendo realidad el chiste que define a los bancos como aquellas entidades que prestan dinero a quienes demuestren que no lo necesitan).
No obstante, usted debe valorar la proporcionalidad de las garantías exigidas y decidir si está dispuesto a aportarlas o no. Al fin y al cabo en España hay más de 300 entidades de crédito(197 que son bancos, cajas y cooperativas de crédito; 75 que son establecimientos financieros de crédito; y 78 entidades de crédito extranjeras comunitarias con sucursales en nuestro territirio) cada una con sus propios criterios y políticas de riesgo específicas.