Archive for the 'Legislación' Category

Préstamos XII. Cómo reclamar cuando no estamos de acuerdo con el Banco. Procedimientos de reclamación

1. Ante el propio banco:

En el caso de errores de gestión del banco, de que le cobren comisiones indebidas, no le quieran indemnizar por cualquier mala práctica o cualquier otra incidencia similar, reclame en primer lugar en el propio banco, exponiendo el problema educadamente. Si no le dan la razón verbalmente, o se la dan pero no solucionan el problema, reclame por escrito ante el director de la misma oficina (acompañe una copia en que han de ponerle un sello de entrada con la fecha).

Si en el plazo de unos días no recibe respuesta satisfactoria, dirija un nuevo escrito esta vez al defensor del cliente del banco o la oficina de atención al cliente. Puede presentarlo en cualquier oficina del banco, que lo enviará por valija; como con cualquier otro escrito, acompañe una copia para que se la sellen en la oficina con la fecha, y adjunte copia del escrito anterior y de la documentación en que se acredite el problema surgido.

Si por cualquier causa se niegan a sellarle una copia y prefiere evitar confrontación llamando a la policía municipal, le recomendamos que la comunicación la envié mediante burofax con certificación de contenido desde una oficina de correos. Seguir leyendo ‘Préstamos XII. Cómo reclamar cuando no estamos de acuerdo con el Banco. Procedimientos de reclamación’

Anuncios

Préstamos XI. Errores, abusos y malas prácticas por parte de los Bancos, Cajas, Entidades de Crédito

A lo largo de la vida del préstamo pueden surgir diversas incidencias que, sin llegar a las graves consecuencias del impago de recibos y la consiguiente demanda judicial, pueden ocasionarle gastos innecesarios. Nos referimos a los problemas derivados de la mala actuación del banco, sea por errores involuntarios, de los que después no quieren hacerse responsables, o por malas prácticas deliberadas. La casuística es demasiado amplia como para abordarla completamente aquí, pero indicaremos las más habituales:

Comisiones por servicios no solicitados:

El Servicio de reclamaciones del Banco de España ha declarado en numerosas ocasiones que el banco no puede cargar comisiones por servicios no solicitados por el cliente. De igual forma, no podrá cobrar comisiones que no se recojan en la tabla de comisiones que debe tener cada oficina a disposición del público y que debió ser comunicada con anterioridad al Banco de España.

Seguir leyendo ‘Préstamos XI. Errores, abusos y malas prácticas por parte de los Bancos, Cajas, Entidades de Crédito’

Préstamos VI. Negociar un préstamo con el Banco. Consejos Prácticos para negociar a la baja.

Por supuesto, como para comprar cualquier otra cosa, lo mejor es comparar distintas ofertas. Visite, llame o consulte por internet a varias entidades; seleccione las ofertas que más se aproximen a sus intereses y comience a negociar con estas.

Las nuevas tecnologías también se han implantado en el mercado de los préstamos. Siendo posible contratar un préstamo hipotecario a través de internet con algunas entidades. Es en este canal, Internet, donde suelen presentar las condiciones más económicas aunque no admiten algunos supuestos (p.ej., ciertos bancos no permiten contratar por internet préstamos hipotecarios para la adquisición de viviendas protegidas). Si acude a una entidad financiera para obtener un préstamo personal a través de internet, al contrario que sucede con los préstamos hipotecarios, las ofertas que encontrará serán habitualmente más caras que las de la banca tradicional.

Si prefiere el trato directo de la banca tradicional, o si no entra en los estrechos cauces de la banca por internet, tenga en cuenta que no siempre las entidades de mayor tamaño o que más publicitan sus ofertas presentan las mejores ofertas, sino que suele suceder al contrario. Le recomendamos que consulte con entidades medianas o pequeñas, sobre todo si están tratando de implantarse en la zona en que usted vive.

Seguir leyendo ‘Préstamos VI. Negociar un préstamo con el Banco. Consejos Prácticos para negociar a la baja.’

Préstamos V. Planificación. ¿Cuánto cuesta endeudarse?

Si va a solicitar un préstamo no caiga en el error de plantearse únicamente cuánto debe pagar de cuota. El coste real de un préstamo no está únicamente constituido por los intereses ordinarios (tipo de interés) sino que a este montante hay que sumarle:

– Gastos iniciales: la comisión de apertura, gastos de estudio, gastos de formalización (tasación, notaría, gestión, registro, e impuestos en su caso) , comisión de administración (ésta es una comisión que si bien el Banco de España no aprueba en los préstamos algunas Entidades la aplican, dado que un informe negativo del B.E. en este sentido no es vinculante para la entidad, siempre que cumpla con la obligación de informar).

– Gastos finales: posibles gastos de cancelación anticipada, intereses de demora y comisiones por reclamación si se diera la circunstancia.

Aunque el resultante de la cuota del préstamo no le resulte demasiado gravosa, le recomendamos que analice con detalle el coste total del servicio que recibe. Seguir leyendo ‘Préstamos V. Planificación. ¿Cuánto cuesta endeudarse?’

Préstamos IV. La obligación de informar que tienen las Entidades Financieras. ¿Qué debe aparecer ineludiblemente en un contrato de préstamo?

Decíamos en el post de Préstamos II que si bien la obligación principal del prestamista (entidad que presta) es la entregar la cantidad objeto del préstamo, existen otras obligaciones accesorias no menos importantes, entre las que destaca la Obligación de Informar.
Esta es una obligación impuesta tanto por el banco de España, que regula y supervisa las Entidades financieras en nuestro territorio, como por la normas de protección de los consumidores, que pretenden impedir que los consumidores puedan verse sorprendidos por el coste del préstamo o que tengan que asumir determinadas prácticas abusivas.
Las entidades de crédito están obligadas a hacer constar en sus folletos informativos:

Subvenciones Estatales para rehabilitación de vivienda habitual.

Si está pensando reformar su hogar es conveniente que conozca que el Ministerio de Vivienda, con el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009 – 2012, ayudas RENOVE, pretende impulsar y ayudar a todas aquellas personas que desean mejorar y adaptar su casa.

Tipología de las Obras que pueden acogerse:

* Las obras que mejoren la habitabilidad de la vivienda. Entendiéndose aquellas que mediante la modificación de la distribución interior proporcionen las condiciones necesarias de superficie útil, especialmente en cuanto a servicios sanitarios y cocina, iluminación y ventilación.
* Las reformas de renovación y adaptación de las instalaciones a las normativas actuales o para ahorrar en consumo energético.
* Las actuaciones que aumenten la accesibilidad y la movilidad en la vivienda, según las necesidades específicas de la discapacidad o limitaciones de personas mayores de 65 años. Estas obras pueden ser instalaciones o adaptaciones de ascensores, rampas de acceso u otros dispositivos de acceso.
* Los trabajos que tengan por objeto el ahorro de energía o la adaptación de los domicilios a las normativas vigentes. En este apartado se engloban las reformas de aislamiento acústico y térmico, por ejemplo la sustitución de carpinterías y acristalamientos, y las instalaciones de sistemas para el uso de energías renovables, como son los paneles solares.

Particularidades:

* La vivienda ha de tener una antigüedad mínima de 15 años a excepción de las obras por accesibilidad y movilidad para discapacitados y mayores, como la supresión de barreras arquitectónicas. Seguir leyendo ‘Subvenciones Estatales para rehabilitación de vivienda habitual.’

Quiebra.Concurso de Acreedores.Declararse Insolvente.

Cuando los ingresos no alcanzan a cubrir los gastos y la deuda empieza a acumularse existen varias opciones para tratar de ’salir del agujero’.

La primera opción para muchos pasa por seguir endeudándose. Solicitar nuevos créditos para pagar otros, aceptando cualquier tipo de condición económica por elevada que sea (créditos rápidos, préstamos entre particulares). Evidentemente, este no es un buen camino o al menos no el más recommendable.

La segunda alternativa consiste en negociar con el banco o caja de ahorros para que aplace o modifique las condiciones de nuestro crédito. En principio ésta es la opción más recomendable, si bien la entidad no siempre estará dispuesta a hacer caso a nuestras peticiones, sobre todo si ya acumulamos deudas en nuestra contra. Ni siquiera en las circunstancias actuales están legalmente obligadas a alargar la vida de una hipoteca, sólo a estudiar el caso y mostrarse más permisivas; así es cómo se ha negociado con el gobierno. Evidentemente, también se puede acudir a otras entidades para reunificar deuda y buscar otros tipo de soluciones, pero éstas no siempre van a estar disponibles. Y mientras tanto, la deuda sigue acumulándose.

Una última opción para evitar el embargo de los bienes y ganar algo de tiempo es acogerse al concurso de acreedores, que sustituye a la suspensión de pagos y la quiebra según la Ley Concursal de 2004. Aunque está principalmente pensada para empresas, las personas físicas también pueden acogerse a esta ley.

El concurso de acreedores es la última medida para evitar el embargo, paraliza las demandas interpuestas por falta de pago y la ejecución de los bienes que se estén tramitando. Congela la posibilidad de embargo hasta que finalice el proceso. Y también interrumpe la acumulación de intereses en los casos de impago, permitiendo reanudar posteriormente los contratos de crédito interrumpidos. Quienes la soliciten puede reducir su deuda hasta un 50% y conseguir un aplazamiento en el pago de hasta cinco años.

Sin embargo, es complicado lograr los últimos puntos. Hay que tener en cuenta que la ley concursal es básicamente una negociación entre el deudor y los acreedores para un determinado tipo de deuda. Puesto que la garantía real que supone la Hipoteca permite al Banco ejecutar sin necesidad de embargar, este proceso es más propicio para los préstamos personales y créditos al consumo, donde la entidad de crédito estará más dispuesta a realizar quitas, condonaciones, y ampliaciones de plazo.

El mayor inconveniente que tiene este procedimiento es el coste burocrático y legal, pudiendo llegar a ser de entre el 10% y el 15% del total de la deuda.

En términos generales sólo es recomendable acogerse a la ley concursal en casos muy determinados, por ejemplo cuando se posee un patrimonio que supera el valor de la deuda.

Los altos costes de este proceso y la posibilidad de que se alargue en el tiempo hace que todavía pocas personas se declaren en quiebra. Sin embargo, el número aumentó de forma alarmante durante el 20008 y continúa incrementandose de forma significativa durante el primer trimestre de 2.009

________________________________________________________________

Puede realizar una consulta gratuita o contratar nuestros servicios en

Sf Solution Finance Corp. – 916374303 – mailto:micontableSF@gmail.com